Amanda

¡Hola! Soy Amanda Pérez.

Tu fisioterapeuta en Picassent especializada en suelo pélvico.

Así me especialicé en
fisioterapia del suelo pélvico 

¿Y tú a qué te dedicas, Amanda?

Soy fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

¿Cómo? ¿Perdona?

Esa suele ser la reacción de muchos al comentarles mi profesión.

Y lo que suele ocurrir a continuación, a parte del “qué es eso del suelo pélvico” es que siempre se repite la misma pregunta:

¿Y cómo has llegado a especializarte tanto?

La respuesta es sencilla. Fisioterapeutas, somos muchos.

El volumen de profesionales genera un mercado laboral complicado.

Poco a poco, cada uno de nosotros nos vamos especializando en los ámbitos que más nos apasionan: en mi caso, la fisioestética y los problemas de suelo pélvico, temas que siempre me han apasionado desde que obtuve mi título de fisioterapeuta por la Universidad de Valencia en 2002.

Pero no fue hasta mi maternidad, en el año 2011, cuando me di cuenta de la poca atención que se presta a esta parte de nuestro cuerpo.

Entonces ya tenía bastante experiencia acumulada tratando pacientes en otros ámbitos de la fisioterapia, y creí que era el momento ideal para ampliar mi formación en este campo tan bonito.

Un año después de ser mamá me formé en fisioterapia en disfunciones de suelo pélvico con Carolina Walker, en un curso donde se abordaron los tratamientos del suelo pélvico de las mujeres.

Y en 2013-2014 llegué a la Universidad de Málaga para realizar el máster de disfunciones en suelo pélvico, dirigido por Esther Díaz Mohedo y con grandes profesionales de este campo como profesores.

Este máster me permitió ampliar mi formación en el tratamiento de hombres y niños, y reforzar mis conocimientos en el tratamiento de mujeres.

Así me especialicé en
fisioterapia del dolor

Desafortunadamente, el interés por el dolor crónico surgió por motivos personales.

Tras sufrir mi marido un accidente pude percibir de primera mano que la fisioterapia convencional no siempre gestiona el dolor crónico complejo adecuadamente.

Cierto tipo de pacientes no mejoran con los tratamientos que se suelen aplicar.

Empecé a investigar e informarme.
Pronto descubrí la Sociedad de Fisioterapia y Dolor, una sociedad científica sin ánimo de lucro nacida en Valencia (¡como yo!), con el fin de “promocionar los avances en la investigación y estudio del dolor, y conseguir que estos nuevos conocimientos repercutan en una mejor atención del paciente con dolor”.

Me informé, me hice socia y desde entonces sigo aprendiendo de ellos y participando en sus diversos congresos.

Así me especialicé en
fisioterapia del dolor del suelo pélvico

Curiosamente, sentí que los dos caminos empezaban a unirse.

Por un lado, me había especializado en la fisioterapia del suelo pélvico. Y por otro, en la fisioterapia del dolor crónico.

¿Y si combino ambos ámbitos?

¿Y si enfoco mi trabajo en pacientes con dolor pélvico crónico?

Es cierto que el dolor pélvico crónico (DPC) es un área compleja…

Requiere mucha formación y experiencia tratando pacientes…

Se requiere de un razonamiento clínico adecuado para cada paciente…

La curva de aprendizaje es larga.

Pero, a pesar de las muchas dudas y los miles de preguntas, decidí lanzarme a la gestión del Dolor Pélvico Crónico.

Y creo que puedo afirmar que, tras toda la dedicación, el tiempo y el trabajo invertidos, soy una de las pocas profesionales cualificadas en DPC en toda España.

Además, soy miembro de la comisión de suelo pélvico del Ilustre Colegio Oficial de Fisioterapeutas de la Comunidad Valenciana (ICOFCV) y miembro de la Sociedad de Fisioterapia en Pelviperineología (SEFIP).

Desde noviembre de 2014 trabajo en la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del Hospital General de Valencia, trabajando con pacientes oncológicos (y no oncológicos) paliativos en sus propios hogares.

Esta faceta de mi trabajo me ayuda cada día a mejorar mi propia gestión del paciente con dolor crónico complejo.

Tratamientos integrales
de fisioterapia

¿Quiere decir eso que me limito a pacientes con dolor pélvico crónico?

¡En absoluto!

Sigo haciendo tratamientos con embarazadas y pacientes con incontinencia.

Sigo especializándome en fisioestética: fotodepilación y tratamientos corporales y faciales, sobre todo los relacionados con el drenaje linfático manual y tratamientos pre y postquirúrgicos de cirugía plástica y estética.

En su día, seguí actuando como técnico en anatomía patológica y citología.

Y como técnico en laboratorio de diagnóstico clínico.

Porque, ante todo, creo en el abordaje integral del paciente tras un adecuado razonamiento clínico.

Por eso, siempre me gusta explicar a mis pacientes que, en casos como el dolor pélvico crónico, por ejemplo, debemos centrarnos en diversas áreas desde la educación en dolor, hasta la exposición gradual al movimiento, la terapia manual y el ejercicio terapéutico.

¿Ha llegado el momento de poner fin a tu malestar?

¿Quieres trabajar conmigo?

Es posible cambiar y/o eliminar esa molestia que ahora afecta tu calidad de vida y merma tu salud.

Así será nuestra 
primera sesión juntos 

Hablaremos de ti. De cómo te sientes.

Si necesitas una valoración intracavitaria vía vaginal y /o rectal, te examinaremos.

Pactaremos un tratamiento en función de tus objetivos.

Nos conoceremos mejor.

Forjaremos confianza. Compromiso. Entendimiento.

Quiero que te sientas cómodo en todo momento siguiendo mis pautas.

Posteriormente, en nuestras sesiones de seguimientos junto/as reevaluaremos la zona con dolor o musculatura debilitada.

Seguiremos con la progresión de los ejercicios, terapia manual, electroterapia, etc.

  • Normalmente quedamos una vez por semana o cada 15 días hasta el alta.
  • En patología de espalda suelen ser una media de 2-3 sesiones.
  • En suelo pélvico entre 8-10.

Visita Fisioamanda
en Picassent

Estoy segura de que te sentirás comodísimo/a en mi amplia clínica.

Cuento con salas de tratamiento totalmente aisladas entre ellas para tu mayor intimidad.

Y me encontrarás fácilmente en Picassent, un pueblo de la periferia de Valencia bien comunicado por dos autovías (A7 y V-31) y carreteras comarcales.

¡Y no te preocupes, que aquí no hay problemas de aparcamiento! ¡Te espero!